Cruda realidad / El deporte profesional, destructor de la Teoría de Género

Han empezado los Juegos Olímpicos, creo que los menos seguidos de la Historia, y en ellos vamos a poder ver una de las carcajeantes e insostenibles consecuencias de la Teoría de Género. Esta postula que el ‘género’ -harto difícil de definir, por cierto- es lo que cuenta, y que depende exclusivamente de la voluntad expresada del sujeto. Curiosamente, el femenino se supone que es el sexo oprimido, pero por abrumadora mayoría son hombres que dicen ser mujeres y no al revés. 

Algunos deportistas masculinos que, siendo buenos, no alcanzan el primer nivel, han ‘descubierto’ súbitamente que en realidad son mujeres

Bien, pues si se fijan, las feministas radicales, que tanto quieren igualarnos a los varones en todo, rara vez, si alguna, protestan de que haya dos selecciones por cada modalidad deportiva, una femenina y otra masculina. Eso quiere decir que alguna en el movimiento sabe, al menos, contar, y entiende que la campeona del mundo de levantamiento de pesas sería -creo- el duodécimo si no se atendiera al sexo.

Y aquí viene la parte divertida: algunos deportistas masculinos que, siendo buenos, no alcanzan el primer nivel en este sector ultracompetitivo donde a partir del bronce empieza el olvido, han ‘descubierto’ súbitamente, en una cegadora revelación, que en realidad son mujeres, se han cambiado de categoría y en la femenina, sí, arrasan.

La Teoría de Género no es el primer campo que enfrenta a las tribus protegidas del progresismo, pero sí puede ser el más sonado. Hay, ya saben, mujeres con pene, algo que ya ha enfurecido a muchas de la vieja guardia del feminismo de tercera ola, como Germaine Greer. Y es que las más listas entienden que si para ser mujer basta con declararse tal, la liberación de la mujer carece por completo de sentido.

¿Cómo podemos creer, a la vez, que ser mujer es un implacable destino de víctima en la sociedad patriarcal y que es algo que se puede llegar a ser con una frase o dejar de ser con otra?

Y en el deporte se ve el absurdo más que en otros sectores, por dos razones. La primera, que es un espectáculo, es decir, la gente se fija más, y la farsa se hace más evidente. La ropa deportiva no es exactamente la vestimenta de una ‘drag queen’.

En segundo lugar, las aptitudes de uno y otro sexo son especialmente llamativas en el deporte; hacerlos competir juntos a ambos sexos -y eso es lo que ocurre cuando Harry se convierte en Sally- lo hace más innegable.

Tampoco a todos los homosexuales, aunque tengan la T de trans en su movimiento, les favorece mucho la Teoría de Género

Las feministas más avisadas ya se dan cuenta de que, a la larga, esta ‘innovación’ podría acabar con la hegemonía total de las ‘mujeres con pene’ en todas las disciplinas olímpicas salvo patinaje artístico o gimnasia rítmica. Y la idea no es muy atractiva.

Más a largo plazo aún, dados los incentivos, la cosa puede ir mucho más allá del deporte, pero de eso ya hablamos en otra columna. Es comprensible que los varones en edad de envidiar las posibilidades que ofrece la discriminación positiva tengan, por crianza, reparos en confesarse mujeres, aunque la ley permite hacerlo sin tener que cambiar absolutamente nada más. Pero las futuras generaciones probablemente no tengan las mismas objeciones.

Tampoco a todos los homosexuales, aunque tengan la T de trans en su movimiento, les favorece mucho la Teoría de Género, porque dinamita algunos de sus argumentos más repetidos.

¿Cómo podemos creer, en efecto, que algo relativamente secundario como es la orientación sexual sea inalterable desde el nacimiento, parte de la misma identidad y esencia de la personal, mientras que una realidad biológica evidente y comprobable como el sexo se puede cambiar a voluntad? ¿Absoluta libertad de elección para ser mujer, contradiciendo la naturaleza, pero no para ser heterosexual? ¿Cómo se come esto?

Soy lo bastante mayor cuando se hacían chistes sobre las atletas de la Europa del Este, con frecuencia descalificadas porque iban de hormonas masculinas hasta arriba. Ahora somos nosotros, Occidente, los que llevamos a las competiciones internacionales atletas naturalmente hormonadas con testosterona, que ayer mismo se llamaban Bryan o Juan. Pero no pasa nada, porque con nosotros siempre es diferente. Somos los buenos.

Fuente: Cruda realidad / El deporte profesional, destructor de la Teoría de Género

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s