La amenaza del Islam / Inmigrantes siembran el caos en los festivales suecos

Durante el año 2016 los ataques sexuales en la temporada de festivales veraniega aumentaron un 1.000 por ciento según la ONG Night Shift, cuyo objetivo es evitar este tipo de acciones. Este año las estadísticas se han superado con 150 ataques sexuales y 20 violaciones.

Thomas Nyberg, responsable policial del sur de Ångermanland -provincia del norte de Suecia-, advierte, en declaraciones a Metro, de que este tipo de comportamientos se da en espacios abiertos y multitudinarios por lo que su control es extremadamente difícil.

La mayoría de las víctimas este año son mujeres entre los 15 y los 25 años. La víctima más joven del año pasado tenía tan solo 12.

Algunos de los festivales más peligrosos han sido el Malmöfestivalen que ha pasado de 18 a 30 ataques sexuales o el Härnösands Stadsfest con un incremento de 21 ataques.

La peor parte se la ha llevado The Bråvalla Festival que ha decidido no continuar el año que viene después de 23 ataques sexuales y cuatro violaciones.

La conexión musulmana

La práctica totalidad de las denuncias señalan a personas extranjeras de tez oscura como culpables pero las indicaciones a la policía de no informar sobre el origen nacional o étnico de los violadores o de los delincuentes dificulta su seguimiento.

Las estadísticas, en cambio, muestran datos escalofriantes. Desde el año 1975, las violaciones han pasado de 421 a 6.620, es decir, ha habido un aumeno del 1.470 por ciento. Suecia, según la ONU, es superada en número de violaciones por cada 100.000 habitantes tan solo por el pequeño Estado de Lesoto, dentro de Sudáfrica -53,2 violaciones en el primero; 91,6 en el segundo-.

En Estocolmo la policía ha perdido el control ante la ‘sharia’

El problema musulmán no es solo con las mujeres, sino que se ha convertido en un problema nacional. La capital de Suecia, Estocolmo, tiene el dudoso honor de convertirse en la primera capital europea que cae bajo la ‘sharia’ -ley islámica-.

La policía ha pedido ayuda a los militares para el control de las ciudades. Hay zonas en las que no tienen presencia, tomadas por pandillas de inmigrantes bajo la implantación de la ‘sharia’.

Estas pandillas se dedican a atacar a las fuerzas de seguridad con tácticas de guerrilla. Queman los coches, asaltan tiendas sin control… Estocolmo y Malmo son las ciudades más castigadas por la inmigración musulmana..

Fuente: La amenaza del Islam / Inmigrantes siembran el caos en los festivales suecos

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s