Planned Parenthood, además de abortar niños, se empeña en cambiar de sexo a los que no mata

La principal proveedora de abortos a nivel mundial, Planned Parenthood, hace meses decidió ‘diversificar’ su macabro negocio (que incluye la compraventa de partes de bebés abortados) y comenzar a ofrecer sus quirófanos para realizar operaciones de reasignación sexual.

Pero para poder sacar tajada del negocio quirúrgico-sexual es necesario que haya ‘clientela’. Y eso sólo se consigue promoviendo la transexualidad desde la infancia, como ya se conoce en el Reino Unido, donde el número de niños que dicen ser de sexo diferente al de nacimiento ha aumentado exponencialmente.

Según la prensa británica, el número de niños que se había sometido a tratamientos transgénero en la sanidad pública se ha disparado casi un 1.000% en los últimos cinco años, debido a las políticas adoctrinadoras en este sentido.

Planned Parenthood necesita, reiteramos, clientela. Y para eso es trascendental el concurso de los padres. Por eso ha desarrollado un manual dirigido a los progenitores de chicos en edad preescolar.

Desde Planned Parenthood apremian a los padres a estructurar un discurso “de género” para sus hijos “mientras que todavía es pequeño”

Entre otras cuestiones, les indica cómo hablar con sus hijos menores de seis años sobre identidad sexual, embarazo y reproducción, sexo y sexualidad, etc.

¿Con qué objetivo? “Aprenda a enseñarle a su hijo que su género no los limita, cómo hablar sobre diferentes tipos de familias, cómo saber si su hijo es transgénero y más”, explican.

Desde Planned Parenthood apremian a los padres a estructurar un discurso “de género” para sus hijos “mientras que todavía es pequeño” porque las personas “tienen diferentes creencias sobre roles de género, estereotipos de género y expresión de género”. ¿Es esto fruto del miedo a la diferencia de opiniones?

Y otra recomendación al respecto: “colocar a las hijas en habitaciones rosas de princesas ya los hijos en cuartos azules de tipo deportivo antes de que sean suficientemente mayores para escoger por sí mismos puede enviar el mensaje de que les deben gustar determinadas cosas debido a su género”.

Extiendan el argumento a la decisión sobre lo que se ha de comer o cómo se ha de vestir; o sobre el colegio al que llevar a los hijos. Según Planned Parenthood los padres no deben tomar decisiones sobre los hijos “antes de que sean suficientemente mayores para escoger”.

“¿Y cuál es la clave para saber si tu hijo es transgénero? Que no se baje de la burra”

Planned Parenthood también anima a los padres a explicar a los hijos que familia es cualquier cosa, aprovechando que los pequeños se fijan en todo lo que hay a su alrededor: “Una familia con un número diferente de progenitores (sic), o con los abuelos criando a los niños, o con dos mamás o dos papás o cualquier otra situación”. Cualquiera.

Otra de las recomendaciones se refiere a la decisión sobre un regalo o al elegir una actividad. Hay que preguntarse: “¿Me sentiré bien con esta elección si mi hijo no tuviera el género que tiene? ¿Esta elección expande o limita las expectativas de mi hijo sobre quién puede llegar a ser? ¿Le gustan este tipo de cosas a mi hijo o las estoy eligiendo por su género?”

Nada de comprar camiones a los chicos o muñecas a las chicas, no vaya a ser.

¿Cómo saber si tu hijo es transgénero?

Esta es otra de las preguntas clave sobre las que Planned Parenthood trata de convencer a los padres de los futuros clientes de su nueva rama de expansión: la realización de operaciones de cambio de sexo, que suponen fundamentalmente la mutilación y extirpación de órganos sanos y la realización de técnicas de cirugía plástica para simular atributos sexuales contrarios a los de nacimiento.

¿Y cuál es la clave para saber si tu hijo es transgénero? Que no se baje de la burra. Planned Parenthood plantea que los niños transgénero o con “género no conforme” se identifican por tres características: ser consistentes, insistentes y persistentes.

Y abundan en que no van y vienen sobre su “identificación de género”, se ponen “tristes” si se les dice que no son del sexo que ellos dicen ser.

Ni una línea en la guía para padres de Planned Parenthood sobre los estudios que demuestran que casi el 100% de los niños que expresan confusiones sobre su identidad sexual dejan de hacerlo al llegar a la adolescencia.

Eso sí, en caso de duda, “hablar con un terapeuta que está familiarizado y a favor de las identidades LGBTQ es una buena idea”, no se le ocurra hablar con un terapeuta que se caracterice en exclusiva por su profesionalidad.

A falta de un especialista, la industria abortista en proceso de diversificación del modelo de negocio, sugiere a los padres que les pregunten a sus hijos “si son un chico o una chica y cómo saben que es verdad”.

La Biología lo tiene demostrado desde hace siglos, pero parece que no está claro.XX y XY. Complementariedad. Y pobre del que ose afirmarlo, pues ya sabemos qué ha sucedido con el #HOBus por decir que los niños tienen pene y las niñas tienen vulva: persecución, violencia, intento de condena al ostracismo.

Estos son sólo algunas de las indicaciones relativas a la conversación que un padre debe tener sobre la “identidad sexual” con su hijo en edad preescolar (también hay guías para primaria, secundaria y universitarios) pero hay mucho más sobre el cuerpo humano, las relaciones humanas, el comportamiento sexual, la anticoncepción y el aborto.

Fuente: Planned Parenthood, además de abortar niños, se empeña en cambiar de sexo a los que no mata

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s