Diputada instó a las mujeres a convertirse en “parricidas de la clase política masculina”

Socióloga de profesión, Napiloti, de 32 años, instó al auditorio —una treintena de estudiantes y docentes, casi todas mujeres— a convertirse en “parricidas de la clase política masculina”, que, según dijo, “ha corrompido” al sistema político. “Las mujeres jóvenes tenemos que ser parricidas”, dijo, y se explicó: “Tenemos que matar la forma que le dieron nuestros padres a la práctica política partidaria, patriarcal, capitalista (…). Hay que cagarse en el statu quo e interpelarlo”. Una verdadera perla la utilización del lenguaje por parte de esta representante de nuestro parlamento…¡lamentable!

Yo soy feminista y de izquierda. Y eso de alguna manera es indivisible, porque el feminismo es de izquierda o no es. Nunca es de derecha. Porque la derecha no cree en la equidad, la derecha no cree en la igualdad de oportunidades, la derecha se caga en cierto tipo de personas, entre otras, las mujeres. Nosotras acumulamos para la izquierda. Nuestra lucha acumula hacia una mirada del mundo de izquierda. Jamás de derecha”.

Así se presentó la diputada Romina Napiloti, suplente de Macarena Gelman —representante del gobernante Frente Amplio (FA) por el sector IR—, al exponer sobre la “participación de las mujeres en el gobierno” el miércoles 19 en una “mesa redonda” convocada por la Comisión de Género y Diversidad del Centro de Estudiantes Universitarios de Piscología (CEUP) de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU).

Socióloga de profesión, Napiloti, de 32 años, instó al auditorio —una treintena de estudiantes y docentes, casi todas mujeres— a convertirse en “parricidas de la clase política masculina”, que, según dijo, “ha corrompido” al sistema político. “Las mujeres jóvenes tenemos que ser parricidas”, dijo, y se explicó: “Tenemos que matar la forma que le dieron nuestros padres a la práctica política partidaria, patriarcal, capitalista (…). Hay que cagarse en el statu quo e interpelarlo”.

“¡Paridad! No más limosnas, no más cuotas. La generación de mujeres jóvenes que llegamos a la política partidaria tenemos el mandato ético de exigir ese pedazo que nos toca. Porque las mujeres no solo estudiamos, nos formamos, trabajamos, sino que además les criamos a los botijas, les cocinamos, les lavamos la ropa… ¿Qué más tenemos que hacer? ¿Pintarnos de azul? ¿Ponernos un pito? ¡No lo necesitamos!”, afirmó la representante oficialista, provocando hilaridad en la sala.

Además de Napiloti, expusieron las docentes y también feministas María Ana Folle Chavannes y Rossana Blanco Falero sobre la participación de las mujeres en la Universidad y en los movimientos sociales.

La Universidad de la República (Udelar) es la institución estatal donde la participación pública femenina es más alta: cinco de los 15 decanos y siete de los ocho directores generales son mujeres. Según el censo de 2015, el 66% de los estudiantes, 55% de los docentes y 34% de los grados 5 universitarios —el más alto— también son mujeres.

 

“¡No queremos sacar a los varones!”.

 

Napiloti, quien desarrolló su carrera profesional en el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), dijo sentirse parte de una “minoría” y por eso consideró “difícil” hablar de la participación de las mujeres en el gobierno. “Siento que soy la minoría de la minoría de la minoría, porque soy mujer, joven, madre y sola”.

Explicó que la inclusión de las mujeres en la política suele “desviarse” hacia un “debate instrumental” centrado en “la cuota o la paridad”, lo cual “es una primera gran trampa” del sistema político. Dijo que costó “muchísimo” instalar esa “lucha”, incluso “desde los partidos de izquierda”. “Yo participo de la bancada del Frente Amplio, chiquilines, y les juro que es terrible; es terrible porque lo que modela y modula la jerarquización de los temas nunca es la perspectiva de las mujeres”, contó.

“Y cuando se da la discusión aparece un Carmelo Vidalín —intendente de Durazno, por el Partido Nacional—, diciendo: ‘Ay, si son un puñadito que quieren sacar a los codazos a los varones’. Y no…”, resopló la diputada suplente. “¡No queremos sacar a los varones!”.

Sin embargo, precisó, “todo el ordenamiento jurídico, todos los abogados y doctores tienen una visión masculina de las instituciones y reproducen eso porque es lo que conocen”.

La representante citó una encuesta de percepción de la Consultora Cifra difundida en 2016, según la cual “más de la mitad de los uruguayos quieren más mujeres en el poder” (Búsqueda N° 1.883). Ese sondeo muestra diferencias entre los partidos, destacó Napiloti. Por ejemplo, indicó, ante la pregunta de si debería haber más mujeres legisladoras y ministras, 73% de los que votaron al FA en la última elección dijeron que sí; en los votantes colorados la cifra fue de 64%, y entre los blancos, 53%.

Subrayó además que los hombres con mayor nivel educativo —casi la mitad— son los más reticentes a que se tomen acciones legislativas para promover una mayor presencia femenina en cargos políticos.

Y también remarcó que 57% de la población apoya la aplicación de la ley de cuotas o de paridad para las próximas elecciones.

La bancada del FA presentó el año pasado un proyecto de ley que establece que, para las elecciones nacionales y departamentales, las listas de candidatos deberán estar integradas en forma paritaria por ambos sexos.

No obstante, Napiloti señaló que este tema “no figura en la agenda política de las mujeres que están en el gobierno —entre ellas, cinco ministras— ni de las políticas de la derecha”.

“Tomar lo que es nuestro”.

 

Napiloti defendió a las presidentas “progresistas” que fueron “salpicadas de corrupción”, como Dilma Rousseff, Cristina Fernández y Michelle Bachelet. “Es conocida la experiencia de presidentas mujeres en tres países de la región — por Brasil, Argentina y Chile— que sus partidos durante sus gobiernos han sido acusados de corrupción y que todavía, hasta donde yo sé, no está demostrado que ninguna haya estado involucrada directamente en los delitos que se les imputa. ¡En ninguno!”.

“Aparecen las mujeres en el Cono Sur en procesos progres, y todos somos progres y vivan las democracias plebeyas. Pero cuando las mujeres están adelante, las izquierdas se repliegan y pesan mucho más los errores políticos y prácticas corruptas de los varones. ¡Y les caen a ellas! No les caen a los varones”, protestó.

Napiloti invitó luego a “capitalizar la marcha del 8 de marzo”, Día Internacional de la Mujer, que incluyó una masiva movilización en Montevideo. “No estamos hablando de una primavera feminista en la calle, sino de tomar lo que es nuestro”, apuntó.

Al finalizar su exposición, Napiloti insistió en la necesidad de aprobar “una ley de paridad ya” para combatir “esta crisis de credibilidad de la clase política y de gobernabilidad en los procesos progresistas” de la región.

“¡Qué mejor que poner mujeres! ¡Si nadie les cree! Capaz que si estamos nosotras nos creen un poco más”, afirmó.

Fuente: Diputada frentista instó a las mujeres a convertirse en “parricidas de la clase política masculina” porque “ha corrompido” al sistema

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s