Aberraciones del “derecho a decidir”

Un grupo autodenominadas “Católicas por el derecho a decidir” plantea una supuesta “Guía para tomar decisiones éticas” y como es típico del discurso de la cultura de la muerte, plantea eufemismos para enredar la verdad. ¿Que podrá tener de ético segar la vida de un ser indefenso? Aquí desenmascaramos algunas de las aberraciones planteadas en esta publicación.

CDD-LAtinoam-Logo¿Qué obligación tengo respecto del hombre que contribuyó a mi embarazo?

Es importante que sea sincera consigo misma acerca de su relación y compromiso con el hombre que contribuyó a formar la vida que lleva en usted. También es importante que recuerde que las relaciones sexuales no constituyen necesariamente una relación significativa, y que por sí sola la inseminación tampoco crea la paternidad. Su relación con la vida recién concebida es sumamente especial, como lo es también su derecho de tomar una decisión en pro o en contra de tener un aborto Si no está casada con el hombre que la dejó embarazada o no tiene con él una relación estable y permanente, la decisión de si debe comunicarle su embarazo depende de los sentimientos que haya entre ustedes, así como del grado en que estén comprometidos el un o con el otro como individuos y como pareja. Con frecuencia esa decisión se fundamenta en la relación que exista entre los dos y no en la vida que usted lleva dentro de sí.

No es tampoco una cuestión de los derechos del varón. Usted no tiene la obligación moral de consultarlo, ni de tomar en cuenta su deseo de que usted prosiga con su embarazo o de que lo interrumpa.

Si usted está casada con el hombre que contribuyó a su embarazo o tiene con él una relación estable y permanente y desea continuarla, y si los dos desearon concebir, usted tiene una obligación seria de escuchar y considerar su opinión y de explicarle detenidamente los motivos de su decisión. En última instancia, sin embargo, es a usted a quien corresponde tomar esa decisión. Si el embarazo no planeado ha ocurrido dentro del marco de su matrimonio, existe la posibilidad de que su esposo desee tener la criatura y de que usted no lo desee. Si él ya ha demostrado que es un buen padre y compañero en la tarea de criar los hijos, haciendo su parte no sólo para el sostén financiero sino también para el cuidado de los niños, usted tiene una obligación seria de tomar en consideración sus deseos. Es posible que llegue a compartir su entusiasmo por tener otro hijo.

Su esposo también tiene la obligación de considerar su deseo de no tener un hijo y de no pedirle que superponga los deseos de él a los suyos propios.

Cuando en un matrimonio hay un grave desacuerdo en torno a esta cuestión, puede ser útil acudir a un consejero bueno y objetivo. Usted y su esposo tienen que sopesar cuidadosamente el efecto de esta decisión en su matrimonio.

También en este caso, sin embargo, en última instancia es usted quien tiene que tomar la decisión.


 

¿Dónde entra en consideración la vida no potencial si no con potencia que está en el vientre de la madre? ¡Absolutamente lamentable este tipo de pensamiento impregnado del egoísmo que esta destruyendo nuestra sociedad! 

 

Fuente: Una guía para tomar decisiones éticas

Anuncios

Un pensamiento en “Aberraciones del “derecho a decidir”

  1. Pingback: ¿Derecho a decidir? – Construir familia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s