Lo que no se dirá este 8 de marzo

Acostumbrados a la comunicación unidireccional  del feminismo, este 8 de marzo nadie hablará de las mujeres en China obligadas a abortar, los abusos a las mujeres en el mundo musulmán y tantas otras mujeres ultrajadas cuya desgracia lamentablemente no aporta a la causa del feminismo.  

Un “planeta 50/50” es la visión de la igualdad que ha calado en la opinión pública para el Día Internacional de la Mujer que se celebra, como cada año, este 8 de marzo. Medios como The Guardian dedican un blog a seguir en directo los eventos de esta jornada de las mujeres en todo el mundo.
En los Estados Unidos, las organizaciones feministas que convocaron la Marcha de las Mujeres un día después de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, han llamado a una huelga de mujeres, bajo el lema “A Day Without a Woman” (“Un día sin una mujer”). El objetivo es que las mujeres estadounidenses no asistan hoy al trabajo y, si tienen que hacer compras, que lo hagan solo en tiendas con propietarias, y no propietarios.
Pero, ¿cómo van a ir de compras, si las tiendas solo de mujeres estarán cerradas por la huelga de mujeres?


En España e Iberoamérica, la celebración del Día de la Mujer vuelve a poner el acento en los “derechos sexuales y reproductivos”, la violencia contra las mujeres, la brecha salarial, o los recortes de recursos públicos que obligan a más mujeres a asumir el cuidado de niños y mayores.
Entre la corriente de estadísticas, informes y declaraciones sobre la desigualdad que salen a la superficie en este día, ninguno hablará de las niñas reclutadas a la fuerza por las FARC y utilizadas como esclavas sexuales; nadie se acordará seguramente en este día de Nadia Murad y Lamiya Aji Bashar, premio Sajarov a la Libertad de Conciencia, secuestradas y violadas por terroristas de Estado Islámico, símbolos vivientes del sufrimiento de las mujeres yazidíes, cristianas y kurdas bajo la tiranía del yihadismo.
Nadie hablará de las mujeres en Arabia Saudí, castigadas a latigazos por cualquier cosa que la sharia considere ofensiva o impura, o en Irán, donde tienen que cubrirse delante de un hombre.
Nadie hablará de las mujeres abusadas sexualmente en Suecia y Alemania por inmigrantes musulmanes.
Nadie hablará de las mujeres en China, donde la política de hijo único obliga a abortar niñas cuando las madres ya han tenido un hijo anterior.
Nadie hablará de las recetas de la ONU para las mujeres pobres: que no tengan hijos, que obedezcan los programas de planificación centralizada de la natalidad.
Nadie hablará de las mujeres que quieren tener hijos y familia propia, y no pueden porque, o no encuentran trabajo, o sus condiciones son tan precarias que ni se plantean poder llegar conciliar la vida profesional con la del hogar.
Si la principal protesta del feminismo en las sociedades ricas es que las mujeres hagan huelga y no vayan de compras este 8 de marzo, hay algo muy importante que se nos está escapando.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s